Scuola dell'Infanzia

La Scuola dell’Infanzia es parte integrante de una institución en la cual la totalidad de los alumnos aspiran a completar su propio proceso educativo hasta el acceso a la universidad.

Nivel educativo Scuola dell' Infanzia

El propósito de esta primera etapa formativa es promover el desarrollo personal, social y cognitivo de los niños de tres a seis años, tratando de sentar las primeras bases para asumir un programa bicultural de estudios.
 
Análogamente, la Scuola dell’Infanzia representa un lugar idóneo para orientar al niño a reconocer y apreciar la identidad personal ligada al desarrollo de la propia personalidad y a aceptar la propia identidad cultural y los valores específicos de la comunidad en la cual vive, no en forma exclusiva y étnica, si no en cuanto a la aceptación de culturas diferentes a la propia.
 
La Scuola dell’Infanzia debe desarrollar en el niño la libertad de pensamiento como respeto a la divergencia personal permitiéndole escoger el sentido de sus acciones en el espacio y en el tiempo. Debe además estimular la aceptación de la realidad y la posibilidad de considerarla y modificarla bajo diferentes puntos de vista contribuyendo así de manera consciente y eficaz a un progresivo descubrimiento de la conquista de la propia autonomía. Esto significa que el niño debe estar abierto a la interiorización y al respeto práctico de los valores universalmente reconocidos, como son: la libertad, el respeto de sí mismo , de los otros y del ambiente, la solidaridad, la justicia y el compromiso para actuar por el bien común. 
  • Promover el desarrollo de actitudes, comportamientos y habilidades que contribuyan al crecimiento armónico de la personalidad.
  • Favorecer el progresivo conocimiento de sí mismo, la iniciativa personal y el desarrollo de la autonomía.
  • Potenciar los intereses y cualidades personales que promuevan el logro de una adecuada autoestima, favoreciendo la construcción de la propia identidad.
  • Propiciar la formación de actitudes, comportamientos y valores, que favorezcan la interacción asertiva con los otros y con el medio circundante.
  • Promover el desarrollo de habilidades motoras, expresivas y reflexivas que favorezcan los procesos cognitivos.

Con el fin de estructurar en todos sus aspectos la actividad didáctica, los objetivos anteriormente expuestos son desarrollados y subdivididos en varios campos de experiencia.

Cada uno de los campos de experiencia contempla un recorrido metodológico con los posibles indicadores de logro, en cuanto a las habilidades, competencias y actitudes que se fortalecen a través de la participación del niño en las experiencias concretas, a las cuales le confiere significado; éstas le permiten la apropiación de las herramientas necesarias para el desarrollo de los procesos de aprendizaje. El establecimiento de los objetivos de los diferentes campos de experiencia posibilita la programación y la organización didáctica de la actividad pedagógica, con relación a las variables referidas al desarrollo evolutivo de los niños, a sus intereses y a sus motivaciones.

Solicite mayor información